Yoga durante el embarazo. Una práctica que te pone a punto


Prepararte física, emocional, mental y espiritualmente para uno de los eventos más importantes de tu vida: el nacimiento de tu bebé, es algo de lo que siempre te sentirás agradecida por haber hecho. El yoga es una buena herramienta para conseguir esto.

El solo hecho de dedicar un tiempo exclusivo para ti y para tu bebé, para relajarte y conectar con ese ser que está desarrollándose dentro de ti, te aportará grandes beneficios.

Las posturas de yoga (asanas) te ayudarán a cultivar la fuerza física y el aguante que necesitarás para el parto y el nacimiento de tu bebé. También pueden ser eficaces para mejorar algunas condiciones comunes que surgen como consecuencia natural de los cambios que se producen en tu cuerpo.

Con el yoga, cultivarás la capacidad de volver la mirada hacia tu interior y la concentración necesarias para que las hormonas del parto se activen de una manera eficaz y todo sea más fácil y fluido.

En yoga prenatal se utilizan distintas herramientas como la visualización, la relajación y diferentes técnicas de respiración consciente para minimizar y hacer frente a la intensidad o dolor del parto.

Además, las clases de yoga son un buen lugar para explorar las dudas que puedan surgirte, compartir inquietudes y enriquecerte con diferentes puntos de vista.

Sin embargo, es importante buscar un profesional especializado en el embarazo, pues éste sabrá cuidar y adaptar las posturas de yoga y la respiración de manera adecuada, teniendo en cuenta los cambios y la fisiología de una mujer embarazada.

¿A qué esperas? ¡Ponte en marcha y ponte a punto con el yoga!

Featured Posts